sábado, 29 de marzo de 2014

Un presente que se agota



Sin que cese la indignación por la agresión violenta y cobarde de los paramilitares chavistas a la comunidad de mi Facultad de Arquitectura de la UCV, tenemos que seguir batallando contra esta arremetida autoritaria que ya no repara ni en las formas en su intento por perpetuarse en el poder a cualquier precio. Represión desmedida, tratos inhumanos a detenidos, reaparición de la tortura, allanamientos y detenciones arbitrarias, un sistema judicial plegado sin el menor decoro a las órdenes de la cúpula del poder, detención de dirigentes y alcaldes opositores, destituciones ilegales a diputados. En fin, abuso de poder. Un autogolpe en pleno desarrollo, donde se van desconociendo los pocos resquicios de institucionalidad democrática, tratando de desalentar y castigar la protesta ciudadana sin que logren doblegarla.

Las razones de la protesta y la irritación de los más variados sectores sociales siguen allí. Para orientar la lucha hay que empeñarse en entender las claves de la crisis política, social y económica que nos abruma. 

El chavismo ha tenido un pasado, un presente, pero su futuro se desvanece. Intenta prolongar su presente haciendo uso del poder del que todavía dispone, pero se leagota. Ahora lo que exhibe es el poder despótico, represivo, cuando antes su apoyo era consensual, masas que se sentían interpretadas por sus ejecutorias se han tornadoen desconfiadas, molestas y hasta opositoras. Ya no confían que el que la cúpula del poder esté interesada en su bienestar, sino en perpetuarse gozando de las mieles depoder. El intento de prologar un presente cada vez se hace más huidizo. La percepción de que nuestro país se nos está desmoronando a pedazos es notoria. Lo viven en carne propia los más variados sectores sociales. Escasez, desabastecimiento, inseguridad, alzas de precios, ineptitud en la gestión pública, son evidencias incontrovertibles de que el modelo de gobierno hace aguas por todas partes. En medio de la rebelión ciudadana que estamos viviendo, se sigue impulsando a cuentagotas un programa de ajuste económico draconiano, intentando darle respiración artificial a un modelo que tantas veces se ha mostrado inviable. La víctima es el ciudadano de a pie que se encuentra sometido a un deterioro progresivo de sus condiciones de vida y de trabajo. Las mejoras de ingresos que vivieron los sectores populares en los años anteriores se desvanecen. 

Hay un intento de extender el presente de un modelo de gestión económica y política que ya no da más. Los intentos de ponerle parches cada vez se muestran másinfructuosos. El gobierno ha intentado evadir la necesidad de una rectificación radical de su orientación. Se ha colocado en un curso agónico, más corto o prolongado, pero terminal. El gobierno puede prolongar su agonía con medidas de pasajera eficacia, pero más temprano que tarde debería leer las señas de la insatisfacción ciudadana, que le dice que su presente se agota y que tiene que abrir un espacio para una reorientación de curso de la sociedad venezolana, donde no puede seguir negando las necesidades y aspiraciones de al menos medio país. Reconocer al otro es imperioso si se busca una salida viable. Si se busca abrirle paso al futuro y no prolongar un presente inviable.

Entrevista de Ricardo Ríos en Vladimir a la 1 #20M


Ricardo Ríos @rricardorios1 Matemático,  Profesor de la Facultad de Ciencias de la UCV, Ex Vice Presidente de la APUCV, analista político,  miembro fundador del Grupo Confianza UCV,  luchado social y militante de la democracia  sostiene una interesante conversación con Vladimir Villegas acerca de la compleja situación actual de nuestro país y el rol en ella de las universidades nacionales

video


video


jueves, 27 de marzo de 2014

THE GROUP CONFIANZA IN RESPONSE TO THE COUNTRY’S CRISIS AND THE AGRESSION TOWARDS THE UCV (CENTRAL UNIVERSITY OF VENEZUELA)

Top of Form
Bottom of Form
Confianza UCV (Trust UCV)

A group of university students and staff focused in the analysis, reflection, and exchange of opinions about the struggle that higher education institutions, including the Universidad Central de Venezuela, confront, and the country’s current problems.

Monday, March 24, 2014

THE GROUP CONFIANZA IN RESPONSE TO THE COUNTRY’S CRISIS AND THE AGRESSION TOWARDS THE UCV (CENTRAL UNIVERSITY OF VENEZUELA)
THE GROUP CONFIANZA IN RESPONSE TO THE COUNTRY’S CRISIS AND THE AGGRESSION TOWARDS THE UCV

Our country is facing unprecedented times. Once more the powerful student movement has covered the national territory with its presence and its voice, together with the Venezuelan people, that little by little is recovering its strength. There have been 45 continuous days of protests in Venezuela’s main cities, and today they don’t seem to give ground or diminish in intensity. These have also been 45 days of systematic and growing repression, with a painful number of murders, tortures, vicious beatings, arrests, and charges, all due to the shameful crime of protesting against a government that has been progressively closing all spaces available to free expression until the point of reducing  them to infeasible interstices. During these last days the decision to stamp them out on all fronts has elevated the decibels up to a scandal.

The last student manifestations, clearly peaceful, have been prevented from exiting the ghettos where the government is trying to confine them; mayors Ceballos and Scarano have been arrested, the latter even demoted and sent to jail without trial by, paradoxically, the so-called Constitutional Chamber of the Supreme Court; other governors and mayors have been threatened with similar procedures and the President of the National Assembly has let out his rage and his dogs against deputy María Corina Machado, in order to strip her of her parliamentary privileges. Political leader Leopoldo López was charged and arrested, without any proof, of having allegedly promoted the national protests, increasing the list of political prisoners headed by Iván Simonovis. It is, then, an assault meant to create fear among the entire population and to stop even the smallest protests at all costs.

This decision of the government to show its most repressive face is meant to contain the social protests that have surfaced as a response to the serious financial problems in the country, now impossible to conceal because they are evident daily in the perennial lines of buyers of scarce or inexistent food products and absent medicines, the choking increase of the inflation that threatens to surpass the 56% reached in 2013, the exceedingly high and growing levels of insecurity, the abandonment of Elath services, in a few words, the general dissatisfaction of people in the face of overflowing crime, even when not all of them are protesting. These manifestations reflect the citizen’s inconformity and difficulty comprehending how Venezuela, being the country with the highest income among the members of the international organization ALBA, has the worst financial performance: the worst treasury shortfall, the lowest financial growth, and the highest inflation caused by a financial policy that leads to the ruin of the country and the impoverishment of Venezuelans, condemning them to a disastrous quality of life.

The group Confianza-UCV wishes to express its position in the face of the serious current situation. In that sense, it is of the opinion that the country needs to urgently establish a true dialogue, completely different to the farce set up by the government, the so-called Peace Conferences, where the President pontificates unendingly surrounded by a silent and indulgent audience where only his own friends
are represented, with few exceptions.

A true dialogue between the government and the democratic alternative, that will effectively try to search for solutions to the current crisis of the country, should start off with certain indispensable requirements that will create trust from both sides: the establishment of neutral ground, choosing an escort or mediator of mutual agreement, the requirement of certain agreements from both sides that will
prove an authentic intention of searching for solutions; an agenda that includes the most important issues that are originating the current protests, such as freedom for the political prisoners, the cessation of repression and human rights violations, the suspension of arbitrary court appearance and construction of barricades, as well as other problems that affect the governability of the country, among others the restoration of the autonomy of the public powers, the designation of members whose service period has expired in the Supreme Court of Justice and in the National Election Board, the designation of the National Treasury Inspector, the full recognition of the rights of the members of parliament who disagree with the government and the cessation of the progressive limitations of freedom of information and expression. In short, it is about the recognition of the existence of half a country that resists accepting the establishment of a regime that continues to show its totalitarian trends and it is obviously in blatant violation of the National Constitution. Such is a dialogue that could lead
to decrease the polarization and promote mutual respect and recognition as Venezuelans with political differences, but who can live and work together for their country.

In the midst of the current crisis, as it has been happening in these last 15 years, the Universidad Central de Venezuela has once again been the victim of aggression from the government’s repressive squads and the armed groups. The university’s authorities have been trampled on and disrespected, and the students have been attacked by police squads and armed groups that,  among many other acts of brutal hostility, have burst into classrooms and student assemblies, displaying extreme forms of violence, brandishing firearms and blunt force weapons, and leaving eleven students wounded, several of them with serious injuries, like in the event that took place on Thursday, March 19 in the Faculty of Architecture and Urbanism.

In the face of these new aggressions and the complexity of the country’s current situation, the group Confianza-UCV is of the opinion that the defense of the National Constitution, the autonomy and spaces of the UCV, should be accomplished with the university’s doors open; that the university’s institutional organisms, its authorities, the Governing Board, the faculty committees, the school boards,
the student unions, the university assemblies, the students, the staff and the laborers, are all responsible for its defense. It is within them, their presence and their commitment, where the institution’s legitimacy and strength lies. Only in this way, with an open university willing to mobilize, actively participating in the righteous current struggles and through the study and understanding of the country’s main problems will it be possible for the university to effectively contribute to the search of solutions to the national crisis and to rebuilding the Venezuelan society. The university is a fundamental institution within the Republic and as such must be defended by the entire nation. Let us summon the Venezuelan society to its defense; let us incorporate the UCV into the construction of the new democratic coexistence.

Finally, we ratify as members of the university and particularly of the UCV, our most unconditional adherence to democratic values and, in consequence, we demand from the National Government the immediate cessation of the indiscriminate repression and an absolute respect to the constitutional norms and the human rights of every Venezuelan  citizen as well as of allthose who live in this country’s territory, without distinctions of any nature, as well as to initiate a transparent investigation about the deaths occurred to determine those materially and intellectually responsable for these (murders, assassinations) acts. In particular, we demand the utmost adherence to what is established in the Article 109 of the Constitution of the Bolivarian Republic of Venezuela in regards to the autonomy of national universities. Only the most honest and transparent respect to our Constitution and to the rights established in the Universal Declaration of Human Rights can guarantee a true dialogue and the construction of a lasting peace with justice for all.

University Campus in Caracas, March 24, 2014


lunes, 24 de marzo de 2014

EL GRUPO CONFIANZA ANTE LA CRISIS DEL PAIS Y LA AGRESIÓN A LA UCV




El país vive tiempos inéditos. Nuevamente el poderoso movimiento estudiantil ha cubierto el territorio nacional con su presencia y con su voz, acompañado por el pueblo que lentamente retoma su fuerza del pasado. Han sido 45 días continuos de protesta en las principales ciudades de Venezuela que hoy no parecen ceder ni disminuir su intensidad. Han sido también 45 días de represión sistemática y creciente, con saldo doloroso de asesinados, torturados, golpeados con saña, detenidos, imputados judicialmente, todos por ser responsables del infamante crimen de protestar contra un gobierno que ha venido cerrando paulatinamente todos los espacios de la expresión libre hasta reducirlos a intersticios impracticables. Durante los últimos días la decisión de reprimir en todos los frentes ha elevado sus decibeles hasta el escándalo.
A las últimas manifestaciones estudiantiles, claramente pacíficas, se les ha impedido salir de los guetos a los cuales pretende confinar el Gobierno; los alcaldes Ceballos y Scarano han sido detenidos, éste último además destituido y sometido a prisión sin fórmula de juicio por la, paradójicamente, llamada Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia; otros gobernadores y alcaldes están amenazados del mismo procedimiento y el presidente de la Asamblea Nacional ha desatado su furia y su jauría contra la diputada María Corina Machado, para despojarla de su inmunidad parlamentaria. El líder político Leopoldo López fue acusado judicialmente y detenido, sin ninguna prueba, por supuestamente haber estimulado las protestas nacionales, incrementando la lista de presos políticos encabezada por Iván Simonovis.  Se trata, pues, de una arremetida destinada a atemorizar a toda la población y a detener a toda costa la más mínima manifestación de protesta. 
Esta decisión del gobierno de exhibir su faz más represiva está destinada a contener las protestas sociales que han surgido frente a los serios problemas económicos del país, imposibles de ocultar porque se evidencian a diario en las permanentes colas de compradores de alimentos escasos o desaparecidos y de medicinas ausentes, el asfixiante incremento de la inflación que amenaza con superar el 56% alcanzado el año 2013, los altísimos y crecientes niveles de inseguridad, el abandono de los servicios de salud, en fin, el descontento general de la población por la delincuencia desbordada, aun cuando no toda ella se suma a la protesta. Estas manifestaciones reflejan la inconformidad e incomprensión de los ciudadanos ante el hecho de que siendo Venezuela el país con mayores ingresos de los miembros de la organización internacional ALBA, tiene el peor desempeño económico: el mayor déficit fiscal, el menor crecimiento económico y la inflación más alta por causa de una política económica que conduce a la ruina del país y al empobrecimiento del venezolano, condenándolo a una pésima calidad de vida.  
El grupo Confianza-UCV desea expresar su posición frente a la grave situación actual.  En tal sentido considera que el país necesita con urgencia establecer un verdadero diálogo, absolutamente distinto a la farsa montada por el Gobierno, las llamadas Conferencias de Paz, donde el presidente pontifica interminablemente rodeado de una audiencia silenciosa y complaciente que solo representa a sus amigos,  salvo honrosas excepciones. 
Un verdadero diálogo entre gobierno y la alternativa democrática, que se proponga efectivamente buscarle cauces a la crisis actual del país, debe partir de ciertos requisitos indispensables que proporcionen confianza a las partes: establecimiento de un terreno neutral, escogencia de un acompañante o mediador de mutuo acuerdo, exigencia de ciertos compromisos para ambas partes que den cuenta de una auténtica intención de buscar soluciones; de una agenda que incluya los asuntos más importantes que originan las actuales protestas, tales como la libertad de los presos políticos, el cese de la represión, de la violación de los DDHH, suspensión de las medidas de presentación arbitrarias y de la construcción de barricadas, así como los problemas que afectan la gobernabilidad del país, entre otros la recuperación de la autonomía de los poderes públicos, la designación de los integrantes que tienen vencido su período en el Tribunal Supremo de Justicia y en el Consejo Nacional Electoral, la designación del Contralor General de la República, el reconocimiento pleno de los derechos de los parlamentarios que disienten del gobierno y el cese de la progresiva limitación de la libertad de información y expresión. En suma, se trata  del reconocimiento de la existencia de una mitad del país que se resiste a aceptar la implantación de un régimen que no cesa de mostrar su vocación totalitaria, que obviamente está en franca violación a lo establecido en la Constitución Nacional.  Ese es el diálogo que puede conducir a reducir la polarización y a estimular el respeto y el reconocimiento mutuos, como venezolanos que tienen diferencias políticas pero pueden convivir y trabajar juntos por el país.       
En medio de la crisis actual y como ha ocurrido a todo lo largo de estos 15 años la Universidad Central de Venezuela ha sido nuevamente víctima de agresiones por parte de los cuerpos represivos del gobierno y de las bandas armadas identificadas con este. Las autoridades universitarias han sido atropelladas e irrespetadas y los estudiantes agredidos por cuerpos policiales y grupos armados que, entre otros muchos actos de brutal hostilidad, han irrumpido en aulas y asambleas de estudiantes desplegando formas extremas de  violencia, esgrimiendo armas de fuego y objetos contundentes, con saldo de once estudiantes heridos, varios de ellos con graves lesiones, como ocurrió el día jueves 19 de marzo en la Facultad de Arquitectura y Urbanismo.
Frente a estas nuevas agresiones y a la complejidad de la situación actual del país, el grupo Confianza-UCV considera que la defensa de la Constitución Nacional, de la autonomía y de los espacios de la UCV debe hacerse con la Universidad abierta; que su defensa corresponde a los organismos institucionales universitarios, sus autoridades, Consejo Universitario, consejos de facultad, consejos de escuela, centros de estudiantes, asambleas de profesores, estudiantes, empleados y obreros. Es en ellos, con su presencia y compromiso, donde reposa la legitimidad y la fuerza de la institución. Solo así, con la universidad abierta y dispuesta a la movilización, participando activamente en las justas luchas actuales y mediante el estudio y comprensión de los principales problemas del país, será posible una eficaz contribución de la institución universitaria a la búsqueda de salidas a la crisis nacional y a la reconstrucción de la sociedad venezolana. La Universidad es una institución fundamental de la República y como tal debe ser defendida por toda la nación. Convoquemos a la sociedad venezolana en su defensa, incorporemos a la UCV en la construcción de la nueva convivencia democrática.
Finalmente, ratificamos como universitarios y en especial como ucevistas, nuestro más irrestricto apego a los valores democráticos y en consecuencia, exigimos al Gobierno Nacional el cese inmediato de la represión indiscriminada y respeto absoluto a las normas constitucionales y a los derechos humanos de todos los venezolanos y todas las personas que hacen vida en el territorio del país, sin distinciones de ninguna naturaleza, así como adelantar una investigación transparente sobre las muertes ocurridas determinando los responsables materiales e intelectuales.  Muy especialmente exigimos el mayor apego a lo consagrado en el artículo 109 de la CRBV con respecto a la autonomía de las universidades nacionales. Sólo el más honesto y transparente respeto a nuestra Constitución y a los derechos consagrados en la Declaración Universal de los Derechos Humanos podrá garantizar un verdadero diálogo y la construcción de una paz duradera y con justicia para todos.

Ciudad Universitaria de Caracas, 24 de marzo de 2014